José Arce, “Conocí el infierno y no quiero volver a ese lugar”

Regionales 06 de marzo de 2016 Por
Jose Arce sufrió un ACV y hoy se recupera gracias a una enorme fuerza interior y el apoyo incondicional de sus seres queridos.
jose
Jose Arce

Lo encontré bien, con ganas de salir para adelante, con mucha fe, querido y contenido por su familia, así está hoy José Arce, un piloto de nuestro medio que el pasado mes de diciembre en una siesta calurosa, de esas mortales de nuestra provincia, y ante una sobredosis de estrés, le “exploto” la cabeza y sufrió un ACV, accidente cerebro vascular, que casi le cuesta la vida, fueron momentos desesperantes, los médicos hicieron todo lo posible en el momento, pero había que esperar, en realidad se salvó de milagro y hoy tras dos intervenciones diarias de los kinesiólogos y fisioterapeutas recupera su lado izquierdo.


“me salve de milagro, todos pensaban que me moría, hasta los médicos le anticiparon esto a mis padres y mi esposa, fueron momentos desesperantes para ellos, yo no recuerdo nada, solo que venía viajando con un mecánico, por suerte, desde la Cuesta de la Cébila donde fuimos a auxiliar a un coche de la empresa, hacía un calor infernante, yo tenía mucho estrés, estaba pasado de vueltas y de pronto se me cayó el brazo del volante, no tenía fuerzas, pare, me baje de la camioneta y caí al piso, no tenía control sobre mi cuerpo, sabía lo que me pasaba, era un ACV sin dudas, por suerte estaba con un mecánico de la empresa, el me trajo urgente al Pasteur, en el camino llame a mi familia que me esperaran allí, y desde ese momento comenzó para mi vida un antes y un después”


“fueron horas desesperantes, días de estudios y tratamientos, los médicos explicaron una y otra vez que los coágulos de sangre estaban en el canal central del cerebro, que esperaban que no se corrieran hacia ningunos de los lados, de ser así la situación podía ser más complicada aun, por suerte eso no paso, se fueron diluyendo, achicando y desperté ante un panorama completamente distinto para mí, con la mitad del cuerpo sin posibilidad de manejar y una desesperación por el panorama que se me venía por delante”


“yo estaba a cargo de la empresa familiar, mi padre ya estaba jubilado y ante esta situación tuvo que volver a hacerse cargo, yo no podré hacerlo por el próximo año, los médicos me lo prohibieron terminantemente, por suerte unos días antes había anotado en un cuaderno algunas cuestiones que tienen que ver con el manejo de algunas cosas, ese cuaderno fue importante para que mi hermana organizara en un primer momento cosas fundamentales como es la compra de combustible por ejemplo, algo que solo yo hacía, sin embargo hace unos días tuve que volver, se desprogramaron unos aires acondicionados de los coches y el único que lo sabía hacer era yo, así que allí estuve, un ratito, tomando contacto nuevamente con esa estructura laboral, que por no saber parar a tiempo casi me cuesta la vida”


“hoy las cosas están bien, tengo una mirada distinta de la vida, conocí el infierno y no quiero volver a ese lugar y eso te cambia la cabeza, estoy recuperándome de a poco, tengo muchas cosas por que seguir adelante y vivir normalmente, mis hijos Juan Cruz, Octavio, Nachito y Martina, mis papá Cayetano, mi mamá Martha, mi señora Cynthia, son algunas de ellas”


Así lo encontré a José, con el mismo ímpetu de siempre, y me anime a preguntarle si volvería a correr a lo que me contesto, “nunca tendría que haber dejado de correr, hubiera sido mi cable a tierra, pero después del accidente en la trepada a El Rodeo, armamos de nuevo el auto, le hice las aduanas necesarias y en realidad está listo en el taller de Aldo Castaño en La Rioja y por esas cosas de la vida, de dejar para después, de pensar en los gastos lo deje para más adelante y eso no fue bueno, hoy estoy al tanto de lo que pasa en el rally, siempre me voy enterando por ustedes los periodistas o por amigos del rally que estuvieron conmigo en este problema, a quienes agradezco de corazón por acompañarme en este momento tan difícil, pero voy a volver, tengo muchas ganas y esas ganas me van a ayudar a seguir adelante, hoy estoy prendido con el karting, por mi hijo Nachito que corre, por suerte lo tengo a mi cuñado Federico que se hace cargo y lo lleva”, me decía José, un amigo de años del mundo de los “fierros”, que hoy necesita del apoyo emocional de todos, mucha energía extra que solo las buenas intenciones y las palabras de aliento pueden dar y te puedo garantizar que ese día, el indicado por Dios, el más adecuado para que vuelvas a estar sobre un autos de carreras, ese día estaré con mi micrófono de periodista como siempre, gritando a través de la radio, “Señores y Señoras hoy José Arce vuelve al rally”……

Te puede interesar