El Lobos Pampa Motorsport se suma al Desafío Ruta 40

Internacionales 22 de agosto de 2018 Por Pablo Lozada Moreno
El Desafío Ruta 40 será Dakar Series.
Goya

Con un trabajo a conciencia y en busca de conseguir los mejores resultados el Lobos Pampa Motorsport trabaja para participar en los próximos días de la edición 2018 del Desafío Ruta 40.

En la oportunidad, Hugo Goya, piloto oficial del potente prototipo, estará participando con la navegación de Gerónimo Mate  de la dura prueba off road que visitará por el transcurso de siete días el noroeste de la República Argentina en una carrera que recorrerá los tradicionales caminos del Dakar como son Campo del Arenal en Santa María, Salar del Pipanaco en Belén las dunas de Tatón en Fiambala, esto en la provincia de Catamarca, más los áridos terrenos de La Rioja y San Juan.

“vamos a seguir sumando kilómetros al vehículo en busca de seguir desarrollándolo en busca de conseguir la confiabilidad necesaria para encarar un Dakar con responsabilidad”, decía Hugo Goya.

Este año el recorrido atravesará por lugares clásicos del oeste argentino y sectores inéditos dentro de regiones que ya han demostrado ser un verdadero “filtro” para los participantes en cada Desafío Ruta 40.

Los médanos y los ríos del norte catamarqueño serán los primeros obstáculos que deberán superar los pilotos. Arena muy blanda que son casi una trampa para los vehículos y navegación a través de los infinitos brazos de los lechos de ríos secos conformarán los primeros desafíos en las etapas iniciales de la carrera.

Llegando a la mitad de la prueba, un terreno conocido pero que siempre depara sorpresas y novedades en la clasificación espera a la caravana: el desierto de Fiambalá. La arena es un poco más compacta en esta región pero la altura de las dunas sus cortes pronunciados exigen que los pilotos se mantengan alerta todo el tiempo, a la vez que deben mantener el rumbo correcto a través de ese océano blanco en donde resulta muy fácil perder referencias.

Habrá que guardar energías para las últimas dos jornadas de carrera ya que la carrera comienza a ganar altura y la falta de oxígeno a más de 3500 m.s.n.m. puede hacer mella en el físico de los pilotos y en los motores de las máquinas. Para el final, San Juan y sus terrenos agrestes serán el último escollo a superar justamente en el momento en el que la prueba defina sus ganadores.

PH: Pablo Arce

Te puede interesar